miércoles, 25 de julio de 2012

La demolición del Palacio del Marqués de la Sonora en el Centro Histórico de Málaga

En busca del palacio perdido de la Sonora. O cómo demoler un edificio con protección integral en Málaga al amparo de la Ley del Patrimonio Histórico sin que las autoridades investiguen nada de nada.
CUENTA la leyenda que D. José Bernardo de Gálvez -Marqués de la Sonora, oriundo de Macharaviaya y héroe de la independencia de los Estados Unidos de América-mandó construir un lujoso palacio frente a la Iglesia de Santiago en la ciudad de Málaga al mismo tiempo que los aires revolucionarios hacían saltar La Bastilla en el París de 1789.
PERO los historiadores, a través de la investigación de archivos documentales, han venido a desmentir estos hechos, salvo en lo referente a las fechas, pues fue D. Félix Solecio -un aristócrata de origen genovés cuyo blasón familiar luce como emblema principal un sol- quien realmente ordenó la construcción del mal denominado Palacio del Marqués de la Sonora, a pesar de que en su fachada luzca el escudo de armas de los Gálvez de Macharaviaya que parece fue colocado a mediados del siglo XX.

ADEMÁS del uso como residencia, D. Félix Solecio planificó que en los bajos del nuevo inmueble se llevaría también a cabo actividad comercial relacionada con los negocios que eran de su propiedad y que deberían ayudar a garantizar la fortuna familiar, objetivo que resultó infructuoso pues a su muerte en 1806, dejando una herencia repleta de deudas, el palacio fue embargado y pasó a manos de una familia burguesa de Madrid, también con intereses económicos en Málaga que entre otros usos le dio -vía arrendamiento a terceros- el de escuela de señoritas.
LA calidad constructiva de este palacio le permitió seguir en pie en perfectas condiciones tras dos siglos, justo hasta que se inició el habitual y sistemático proceso especulativo inmobiliario sobre este edificio histórico, que fue así condenado al abandono y la falta de mantenimiento durante al menos dos décadas.
----------------------------------------------------
----------------------------------------------------

3 comentarios:

  1. Antón: este país es increíble. Bueno, digamos que el poder ejecutivo y el judicial. Porque leyes tenemos. Y bastante buenas. El problemas es hacerlas cumplir. ¿Cómo es posible que pueda ocurrir un caso cómo el que cuentas cuándo hay un deber de conservación por parte del propietario, cuándo hay una obligación por parte del ayuntamiento de hacerlo cumplir con herramientas más que suficientes para hacerlo, y cuándo están tipificados cómo delitos los atentados al patrimonio y, por tanto, tendría que actuar el fiscal de oficio? Por lo menos tú lo denuncias. Ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias José, es siempre un placer escuchar (leer) tus palabras de aliento y apoyo a esta causa casi perdida, porque a veces uno duda de que lo real sea real, aunque claro está, vista la situación general del país ¿qué va a sorprendernos?

      Eliminar
  2. Lo que pasa en Málaga también pasa en Barcelona, y nos tememos que en toda España. Conocéis el edificio "La Rotonda"? Esta protegido por varias normativas de patrimonio pero el propietario del edificio y expresidente del Barça, el señor Josep Lluís Núñez Clemente, está condenado a 6 años de cárcel por defraudar 13millones de € sobornando a inspectores de hacienda. Entrad en nuestro blog y mirad lo que el ay untamiento permite hacer a Núñez con uno de los edificios históricos más bonitos y emblemáticos de Barcelona.

    ResponderEliminar

Por favor, siéntete libre para expresar tus ideas pero usa un lenguaje no soez y, por supuesto, que no pueda constituir delito según la legislación española vigente. Gracias