martes, 31 de enero de 2012

Desvelamos en exclusiva el secreto pasatiempo del Delegado Provincial de Cultura en Málaga.

En esta nueva exclusiva periodística de Europa Espresso, les traemos hoy una noticia de rabiosa actualidad que dará mucho que hablar en la cada vez más cercana campaña electoral andaluza.
Hasta ahora ningún psicólogo, ni profesional afín, había conseguido desentrañar el misterio que representaba el hecho de que Don Manuel Jesús García, quien juró un cargo público –Delegado Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía en Málaga– por el que se comprometía a cumplir el mandato Constitucional relativo a la salvaguarda del Patrimonio Histórico, hubiese defendido con tanto ahínco la demolición de unos edificios de 150 años de antigüedad –los planos de proyecto de ampliación del Cuartel de Infantería del Convento de La Trinidad están fechados en 1862– y para los cuales no se ha decretado aún la ruina técnica.
Pero el tesón de nuestra corresponsal y fotógrafa, Doña Paulina Oro, ha desvelado el secreto mejor guardado del Delegado Provincial de Cultura, quien los fines de semana, cuando abandona la sede de la Consejería de la Junta de Andalucía, tiene como hobby la albañilería. En la entrevista que tuvo lugar tras la captura de tan curiosa instantánea, sus compañeros en la obra comentaron que Manuel es un trabajador que siente predilección por las excavadoras y que, siempre que puede, acude a los derribos de edificios históricos, donde se queda absorto, embelesado, viendo cómo columnas, pilares, vigas y muros se vienen abajo en medio de la polvareda y el estruendo de la maquinaria.
Delegado Provincial de Cultura en Málaga, Manuel Jesús García
El Delegado Provincial de Cultura, Manuel Jesús García, disfruta de su pasatiempo preferido: las demoliciones de edificios históricos y la posterior construcción de bodrios arquitectónicos postmodernos. Foto: Paulina Oro para Europa Espresso.
Descubrir cómo Don Manuel Jesús García pasa sus ratos de ocio ha provocado no pocos rubores entre los reducidos socialistas con principios morales que aún quedan en las filas del partido; mientras que los populares se han apresurado a declarar que su líder y regidor municipal –cariñosamente conocido como Paquito Piquetas– ya hace muchos años que tomó la delantera en la demolición del escaso aunque persistente patrimonio histórico de la ciudad de Málaga. De hecho, todo hace pensar que fueron los ediles populares quienes invitaron a las ya conocidas plañideras a corear a las puertas del pleno municipal jocosos cánticos entre los que este reportero cree especialmente valioso, por su elevada calidad poética, aquel que formaba parte de los coros: Manolillo el del martillo, ¿nada más que un cuartelillo? Nuestro Paquito, el de las Piquetas, ¡ha demolido ya centenas!
Valga el recordatorio, para foráneos así como para malagueños desapegados a la actualidad de su ciudad, respecto al sentido de este estribillo, ya que en las últimas semanas ha sido un tema candente entre la ciudadanía el proyecto de demolición de diversas edificaciones históricas pertenecientes al Cuartel-Convento de La Trinidad, respecto a las que Don Manuel Jesús García declaró a la prensa que «este proyecto deja exento el convento porque los otros elementos no guardan relación con él, están descontextualizados históricamente (…) hablamos del pabellón de cocina, de la cantina, escuela de suboficiales y el espacio para las letrinas que tuvo el cuartel a principios del siglo XX, sin valor artístico y arquitectónico».
Así pues, esta nueva apuesta por la cultura y la memoria histórica de nuestra ciudad –la demolición del Cuartel-Convento de La Trinidad–, una de las estrategias que el PSOE se había marcado como meta para convencer a los malagueños en las urnas, ha sido rápidamente contestada por el PP, cuyos líderes se han apresurado a anunciar que si Arenas gana en las elecciones andaluzas, se compromete a garantizar plena libertad de acción para que se puedan arrasar no solo los testigos materiales del histórico Acuartelamiento de Infantería de Málaga, sino también el claustro renacentista del Convento de la Trinidad, previa descalificación como Bien de Interés Cultural, ya que –según las mismas fuentes– el Partido Popular siempre actúa dentro de la más absoluta legalidad, por lo que «si las leyes no se adaptan a nuestros planes, pues las cambiamos y punto», afirmó con rotundidad su portavoz.
-----------------------------------------------------------------------------------------
MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL PROYECTO DE DEMOLICIÓN DEL CUARTEL-CONVENTO DE LA TRINIDAD EN MÁLAGA:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, siéntete libre para expresar tus ideas pero usa un lenguaje no soez y, por supuesto, que no pueda constituir delito según la legislación española vigente. Gracias