lunes, 14 de marzo de 2011

MÁLAGA DICE ADIOS AL ORIGINAL PASAJE DE HEREDIA

EL PASAJE HEREDIA EN MÁLAGA, PRIMER PASAJE COMERCIAL DE ESPAÑA

El Pasaje Heredia (o “Pasaje de Heredia”) es un magnífico hito urbano, uno de los más claros exponentes materiales de la sociedad, la ideología política, la economía, el urbanismo y la cultura del siglo XIX en Málaga, en cuya historia se mezclan los principales símbolos decimonónicos más fácilmente reconocibles: desde los personajes de Heredia y Torrijos, las revoluciones liberales burguesas, la industrialización y los primeros Altos Hornos de España, hasta el inicio de la actual sociedad democrática y de consumo.

Como tal símbolo, el Pasaje de Heredia debía pues formar parte del Patrimonio Histórico con especial protección. Sin embargo, durante décadas, los distintos representantes políticos de la ciudadanía nunca lo estimaron necesario.

PGOU de Málaga - PEPRI Centro
Sector Plaza de la Constitución y Pasaje de Heredia

Es por ello que, en este año 2011, de este especial símbolo de nuestra Historia, del pasaje comercial no queda ya prácticamente nada porque la pasividad de la práctica totalidad de la ciudadanía –en la que, tristemente, también se ha de autoincluir el aquí firmante y autor de este blog– ha permitido que la ceguera y sinrazón de una clase política local y regional, junto al afán especulativo de los promotores inmobiliarios y sus arquitectos “a sueldo”, que no comprenden la importancia de la conservación integral del Patrimonio Histórico, hayan destrozado para siempre la integridad del original Pasaje de Heredia en Málaga.

Málaga. Plaza de la Constitución y Pasaje de Heredia 1940-2011
Detalle de la "armónica" fachada del
nuevo bodrio arquitectónico del
Pasaje de Heredia / Plaza de la Constitución
que tan bien respeta el estilo tradicional del
urbanismo malagueño del siglo XIX.
Apréciese especialmente el magnífico
"hierro forjado" de los balcones
Fachada trasera del nuevo edificio contenedor
del Pasaje Heredia de Málaga, ahora tapiado y
acristalado, creando un pésimo contraste frente
a la arquitectura histórica tradicional malagueña
Interior del Pasaje Heredia, en la actualidad,
donde se ofrece una más que fidedigna reproducción
del más puro estilo decorativo tradicional
de la Málaga del siglo XIX, de modo que
el paseante puede sumergirse sin dificultad
en el ambiente típico de la época.

EL CONTEXTO HISTÓRICO DEL PASAJE DE HEREDIA EN MÁLAGA

El proceso histórico que pone fin al Antiguo Régimen y marca el inicio de la civilización contemporánea occidental, y que finalmente deviene en la actual sociedad de consumo post-moderna y nihilista, se prolonga durante varias décadas, según países, desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX.

En España, la invasión napoleónica y la Guerra de la Independencia representan el comienzo de las revoluciones liberales, que alcanzan su cénit en el conocido como Sexenio Democrático, y que se plasma en un largo proceso de reemplazo de las estructuras sociales, políticas y económicas tradicionales y su sustitución por un nuevo sistema más acorde con los intereses de la burguesía, el nuevo grupo que pretende acceder al poder.


Cuadro alegórico de las Cortes de Cádiz de 1812
Así, se crea una nueva organización política, con la soberanía aún en manos del rey, pero ahora con una Constitución como Ley máxima; se configura un Estado moderno con nuevas instituciones y una nueva división administrativa, y la economía, ahora capitalista, se liberaliza, despojando al Antiguo Régimen de gran parte de sus bienes mediante las desamortizaciones.

En este contexto, la ciudad de Málaga, muy pujante económicamente y gran innovadora por entonces, jugó un papel protagonista en el transcurso de estos acontecimientos y en sus “clubes democráticos”, constituidos por los nuevos burgueses capitalistas, se fraguan no pocos de los principales intentos –como el del General Torrijos– por materializar los referidos cambios políticos, sociales y económicos.
Ferrería La Constancia
De este modo, el Pasaje de Heredia fue construido, a partir de la Desamortización de Mendizábal, sobre los terrenos y edificios expropiados y derribados en 1836, previamente ocupados por la Ermita-Capilla de Santa Lucía y la Cárcel Pública, lugar éste último en que fueron encerrados en diciembre de 1831 los acompañantes del General Torrijos (a él lo aislaron en el cuartel de Mundo Nuevo), durante los días previos a su fusilamiento comunal en las playas de San Andrés.
Cuadro alegórico del fusilamiento del General Torrijos

LOS PASAJES COMERCIALES COMO NUEVO ESPACIO REFLEJO DE LA NACIENTE SOCIEDAD DE CONSUMO
La adopción de nuevos conceptos, de otras formas de “sensibilidad”, exige así la creación de nuevos espacios del consumo, en los que los pasajes comerciales, con sus escaparates, no son sólo presentación de lo producido, son también el inicio de la cultura del simulacro.


Familia de la alta burguesía malagueña del siglo XIX
De hecho el pasaje comercial no es sino una representación “artificial” de la calle tradicional, sobre la que se ejerce un especial control, sobre su diseño, sobre el horario en que permanece abierto, sobre quién puede pasear por ellos, etc. El pasaje comercial adquiere pues una especial importancia por su valor alegórico.

Hay por tanto un giro fundamental en lo espacial y su representación. Pero no en el sentido ambientalista abstracto, sino en el de la ciudad que se rompe con la descentralización del mercado, donde los pasajes comerciales y las nuevas avenidas son el emblema de ello. En el plano de los sujetos, supone el revestimiento íntimo de una urbanidad metropolitana: es un espacio múltiple y multiforme de relaciones y de consumo.

En el referido contexto histórico, se inician pues nuevos modos de presentación y relación con las mercancías, siendo especialmente destacables las mutaciones que se producen en los espacios y en los tiempos.

Surge así el pasaje comercial donde los negocios incorporan escaparates, en los que la mercancía pasa a exhibirse, solicitando la mirada del transeúnte, especialmente de aquellos individuos pertenecientes al nuevo grupo social pujante  –la burguesía– para los que la pulsión de mirar, el impulso irrefrenable a no apartar la mirada, a ver cuanto más, mejor, se ve alentada en el nuevo espacio del pasaje comercial y, más tarde, de los grandes almacenes.


Escaparate parisino a comienzos del siglo XX
A partir de los pasajes comerciales, y hasta hoy, cada comercio se convierte en un decorado, y una sucesión de ellos en un largo escenario ante el cual desfila el espectador, integrado en multitudes compactas, como si estuviese ante un regalo visual preparado exclusivamente para su satisfacción.

Y más, con buena iluminación. Ver y hacerse ver la exigen. Y mostrar de manera atractiva la oferta de cada comercio, en un pasaje comercial, también. Para el mercado callejero, que se beneficia de la claridad del día es innecesaria, pero cuando queda encapsulado, hay que animarlo con una iluminación adecuada y sugestiva. Cuanta más, mejor. Por eso la luz cenital -con claraboyas o al aire libre- de los pasajes comerciales. Por eso, igualmente, en ellos tuvieron lugar los primeros ensayos de las lámparas de gas.

En suma, los pasajes comerciales de la ciudad son el escaparate metafórico de un tiempo y una contundente señal de la apoteosis de una casta social y su ideología.

LOS ORÍGENES DEL PASAJE DE HEREDIA

Aunque en última instancia la idea del pasaje comercial pudiera remontarse al bazar oriental, el origen inmediato de esta tipología arquitectónica se encuentra en el París de finales del siglo XVIII y primera mitad del XIX, a partir de los mercados callejeros y en un fenómeno vinculado a factores como la favorable coyuntura del comercio textil y la aplicación de la arquitectura de los nuevos materiales, pues con los pasajes comerciales e invernaderos comenzó la construcción en hierro. Aunque el precedente inmediato se encuentra en las galerías del Palais Royal, el primer pasaje comercial entendido como tal es el Passage Du Caire, abierto al público en 1786.


Passage Du Caire, Paris
Desde París, el modelo de pasaje comercial se extendió por Francia y por Europa, de manera que a lo largo de las primeras décadas del siglo XIX las más diversas ciudades (por ejemplo, el afamado Burlington Arcade se inauguró en Londres en 1819) conocieron la construcción de pasajes comerciales, desde los grandes complejos de las metrópolis que muestran una inusitada riqueza constructiva y ornamental, hasta los pasajes de capitales de provincias que ofrecen una versión reducida del modelo constructivo original, tanto en dimensiones como en espectacularidad.
Burlington Arcade, Londres
La moda del pasaje comercial también, lógicamente, llegó a España, y su primera materialización efectiva tuvo lugar no precisamente en las grandes urbes como Madrid o Barcelona, sino en la ciudad de Málaga, con la construcción en 1836-1837 del Pasaje de Heredia, el pasaje comercial más antiguo de España pues son posteriores a esta fecha todas las demás referencias en España, como los primeros pasajes comerciales de Madrid (el conocido como de “San Felipe Neri”, de 1839-1840, o los de “Matheu”, 1843-1848, o el de “Murga”, de 1845; año éste último en que vio la luz el también primer pasaje comercial de la ciudad de Barcelona, el de “Bernardino”. En Sevilla habría que esperar hasta 1878, con el Pasaje de González Quijano, y en Valencia (“Ripalda”), Zaragoza (del Comercio o “Ciclón”) o Valladolid (“Gutiérrez”), hasta la década de 1880.
Retrato de Manuel Agustín Heredia
Es Manuel Agustín Heredia, uno de los grandes promotores –junto a Larios, Loring, etc.– del despegue industrial de Málaga en el siglo XIX, quien compró los solares resultantes del derribo de los edificios de la Cárcel y de la Capilla de Santa Lucía en la actual Plaza de la Constitución, y es él, por tanto, el responsable del encargo –según parece realizado al arquitecto Cirilo Salinas Pérez– y la edificación del primer pasaje comercial de España, que finalmente se conocería como Pasaje de Heredia.


Lo que han podido leer hasta ahora, no es un trabajo de redacción original (salvo la creación de una base de datos cronológica de pasajes comerciales en España), sino simplemente una ardua labor de recopilación y síntesis de documentos diversos, localizados en Internet, creados por muy diversos autores de todo el mundo en las últimas décadas. Si alguien tiene especial interés, puedo pasarle la lista bibliográfica.

HOMENAJE A JOSÉ LUIS SOUTO, UN CIUDADANO QUE SÍ HIZO ALGO POR TRATAR DE SALVAR EL PASAJE HEREDIA

El Sr. D. José Luis Souto, vecino de Málaga, remitió a diversas autoridades públicas y medios de comunicación –entre ellos la Revista El Observador, de la que reproduzco literalmente– una carta “abierta” en la que denunciaba hace ya dos años y siete meses, el grave atentado contra el patrimonio histórico que el proyecto de remodelación del Pasaje de Heredia –aprobado por (h)Ay!Untamiento de Málaga y Consejería de (in)Cultura de la Junta de Andalucía– implicaba.


Nuestras felicitaciones por su labor, aunque ésta haya resultado infructuosa, al Sr. José Luis Souto, de quien hemos podido saber que, al menos desde los años 1970, lucha por la salvaguarda del patrimonio histórico en toda España.

El edificio del céntrico pasaje de Heredia y su reconstrucción especulativa: un nuevo crimen contra la memoria colectiva de Málaga
CARTA abierta a la Consejería de Cultura, el Ayuntamiento de Málaga, la Universidad y la Academia de San Telmo.
DENUNCIO públicamente que en el edificio del pasaje de Heredia, sito en la plaza de la Constitución, con vuelta a las calles de Granada, números 1, 3 y 5, Santa Lucía, números 1, 3 y 5 y San Telmo, número 1, se están llevando a cabo unas obras de reconstrucción especulativa con proyecto del arquitecto Juan Pedro Fernández Martín (licencia 402, de 3 de agosto de 2007), que supondrían una total desvirtuación o alteración de este inmueble histórico-artístico, levantado hacia el año 1837 según trazas atribuibles a Cirilo Salinas Pérez, y que constituye uno de los ejemplos más importantes a escala española de esta tipología residencial-comercial tan característica de la primera burguesía capitalista.
LA bárbara actuación en curso mantiene al parecer los muros exteriores de la casa y las galerías del pasaje, pero con dos gravísimas modificaciones o actuaciones de macización y colmatación que arruinan la imagen y funcionalidad de los elementos originales. Por una parte, se añaden nuevos pisos a los actuales y, por otra, se prolonga la fachada que da a la plaza de la Constitución de forma que la calle de entrada al pasaje queda reducida a una puerta en planta baja, y todo ello mediante un diseño de gratuita agresividad que hace aún más lamentable esta propuesta tan destructiva para el propio edificio y para el entorno urbano citado.
CON tal brutal iniciativa, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga, tras la ilegal remodelación de la casa de Pedro de Mena para adaptarla al museo del pintor mercantil Revello de Toro, se vuelven ahora contra los testimonios materiales de la revolución liberal burguesa, que la actual oligarquía andaluza, máxime en su lamentable variante malagueña, contempla no ya con incomprensión, sino con odio. No se entiende que el alcalde y los demás ediles responsables de este miserable atentado contra la memoria del más esplendoroso momento histórico de la ciudad sean tan ignorantes como para ni siquiera sospechar la enormidad de su salvaje resolución.
SOLICITO la inmediata paralización de la obra y la reforma del proyecto para eliminar los excesos denunciados, así como la incoación de expediente de depuración de responsabilidades con pase del tanto de culpa, en su caso, a la Jurisdicción ordinaria, sobre el proceso de toma de decisiones que ha conducido a esta inaudita concesión de licencia, pues obviamente alguien debe responder de una determinación que, entrañando graves daños para el legado cultural de Málaga, redunda en ilegítimo beneficio de unos concretísimos intereses económicos. Me comunican verbalmente en la Gerencia de Urbanismo que la casa carecía de la pertinente protección. ¿Por qué, y a instancias de quién?
FINALMENTE, y dado que este vergonzoso suceso pone más que de manifiesto la falta de profesionalidad, la indocumentación y la mala fe con que el ayuntamiento –desde el alcalde, Francisco Torre, hasta sus ejecutores y voceros– trata el desgraciado patrimonio histórico de la localidad, gran parte de cuyo caserío anterior al siglo XX se encuentra abandonado y en ruinas porque la corporación se niega a aplicar la ejecución subsidiaria o acción sustitutoria, estimo que, lejos de apoyar la candidatura de Málaga como “ciudad de la cultura 2016”, debemos solicitar que se rechace, y con expresa condena moral del incivil comportamiento de sus ediles. Los derribos y sustituciones especulativas que proliferan en el casco antiguo y sus proyecciones exteriores configuran un modelo monstruoso de anti-cultura sin apenas parangón en las sociedades tercermundistas, y que en las desarrolladas serían castigados con arreglo al código penal, pues constituyen verdaderos crímenes contra la memoria colectiva de Málaga, de Andalucía y de España. Cuando en función de los escasos y mal llevados monumentos, o del fracasado Museo Picasso, muestro esos barrios a los pocos visitantes extranjeros de alto nivel sociocultural que incomprensiblemente surgen aquí entre los típicos del chiringuito y la alpargata, se me cae la cara de vergüenza.
José Luis Souto, vecino de Málaga

14 comentarios:

  1. Estimados señores.-

    Como partícipe de una de las áreas de arquitectura y urbanismo de esta ciudad no puedeo estar en más desacuerdo con lo expuesto aqui en este blog, por cuanto se aleja de la realidad y se expone sin conocimiento de causa ni finalidad completa.

    Informarles que el edificio al que se refieren, no ha tenido nunca calificación de "edificación protegida" ni ha estado nunca incluída en el catálogo provincial de BIC. En este punto decirles que si tanto les parecen estos edificios como seña de indentidad de la ciudad, resulta extraño no haber registrado ninguna alegación en su momento de las distintas exposiciones públicas de los documentos de planeamiento que se han aprobado en el transcurso de los años.

    Igualmente indicar que los pasajes se conservan en su traza y su morfología en la imagen final del inmueble desarrollado por la promotora en una acertada combinación de materiales, texturas y colores seleccionado por los técnicos que han llevado a cabo esta obra.

    He de apelar a la conclusión de la obra para quienes alegremente se ensalzan en las vestiduras del conocimiento y razón arquitectónica para emitir una valoración de la actuación que el Excmo Ayuntamiento de Málaga ha autorizado en los edificios que conforman los pasajes de Heredia, manteniendo su caracter Público/privado y comercial/residencial.

    ResponderEliminar
  2. Leyendo lo que esbriques aquí en este foro donde todo parece tener cabida, solo me asalta una duda:

    ¿si no eres arquitecto como te atreves a comentar tan alegremente el trabajo de que depositan todos sus esfuerzos en hacer un trabajo más que digno?

    Por lo que leo quizá seas el representante de la máxima "la ignorancia es atrevida", o simplemente el resentemiento de no haber podido hacer una carrera quedándote en GEOGRAFO OUTSIDER, que con todo el respeto que tu no muestras a estos profesionales yo si manifiesto a los tuyos.

    Sea como fuere, tus comentarios me parecen faltos de la más mínima cortesía, puede o no gustar cuanto se ve, se viste, se come o se disfruta, pero no por no gustarle a uno se ha de criticar con el supuesto de estar en posesión de la verdad.

    A cuantos arquitectos desarrollan su trabajo dignamente, les dedico mi más sincero apoyo y admiración por atreverse a hacer y no a criticar.

    Un Arquitecto de Málaga

    ResponderEliminar
  3. Hola “Arquitecto de Málaga” [15/04/2011, 17:26], el resto de respuestas te las iré contestando más adelante, pero en primer lugar, la cuestión inicial de tu diatriba la voy a responder muy simplemente con otras tres:

    Uno: Si no eres abogado ni político ¿por qué intentas opinar sobre algo que afecta al ámbito territorial del Estado y las Autonomías, como es el caso de las intervenciones materiales que los arquitectos –entre otros agentes implicados- provocan en la Ciudad Histórica, y que son contrarias a las determinaciones de la Legislación vigente sobre Protección del Patrimonio Histórico?

    Dos: Si no eres psicólogo ni psiquiatra ¿EN CALIDAD DE QUÉ TE ATREVES A JUZGAR LA MENTE Y EL COMPORTAMIENTO de otras personas? Te recomiendo tengas mucho “ojo” porque a lo peor algún profesional hipertitulado pero no por ello menos resentido te denuncia por instrusismo profesional.

    Y, sobre todo, tres: Si no eres filósofo ¿CÓMO OSAS RAZONAR acerca de la validez o invalidez de los planteamientos intelectuales que desarrollan otras personas?

    ResponderEliminar
  4. Hoy también he recibido en la bandeja de administrador del sistema un comentario realizado por otro personaje “anónimo” [15/04/2011, 17:05] pero, curiosamente, el comentario no aparece en la entrada del blog donde fue realizada, así que aunque el mensaje “ataca” los objetivos de este blog, creo justo republicarlo ahora con su texto íntegro literal. En otro comentario responderé debidamente a esta persona que tampoco se atreve a dar nombres ni apellidos.

    TEXTO ÍNTEGRO LITERAL DEL COMENTARIO NO PUBLICADO INICIALMENTE POR RAZONES TÉCNICAS DE CAUSAS DESCONOCIDAS:

    "Estimados señores.-
    Como partícipe de una de las áreas de arquitectura y urbanismo de esta ciudad no puedeo estar en más desacuerdo con lo expuesto aqui en este blog, por cuanto se aleja de la realidad y se expone sin conocimiento de causa ni finalidad completa.
    Informarles que el edificio al que se refieren, no ha tenido nunca calificación de "edificación protegida" ni ha estado nunca incluída en el catálogo provincial de BIC. En este punto decirles que si tanto les parecen estos edificios como seña de indentidad de la ciudad, resulta extraño no haber registrado ninguna alegación en su momento de las distintas exposiciones públicas de los documentos de planeamiento que se han aprobado en el transcurso de los años.
    Igualmente indicar que los pasajes se conservan en su traza y su morfología en la imagen final del inmueble desarrollado por la promotora en una acertada combinación de materiales, texturas y colores seleccionado por los técnicos que han llevado a cabo esta obra.
    He de apelar a la conclusión de la obra para quienes alegremente se ensalzan en las vestiduras del conocimiento y razón arquitectónica para emitir una valoración de la actuación que el Excmo Ayuntamiento de Málaga ha autorizado en los edificios que conforman los pasajes de Heredia, manteniendo su caracter Público/privado y comercial/residencial."

    Publicado por Anónimo para EDIFEICIOS: Bodrios arquitectónicos del centro histórico de Málaga a las viernes 15 de abril de 2011 17:05:00 GMT+02:00

    ResponderEliminar
  5. Respondiendo a continuación al comentario realizado por “Anónimo”, en primer lugar, cabe destacar que “tirar la piedra y luego esconder la mano” es una actitud muy poco educada y, sobre todo denota una GRAN COBARDÍA, que es lo que este personaje ha hecho al indicar primero que es un “partícipe” (¿funcionario?) de la Administración Pública y, después, firmar el comentario anónimamente.
    Si es cierto que esa es su profesión, flaco favor le hace a sus muy dignos compañeros, al demostrar que no se atreve a decir “esta boca es mía” (¿es que acaso no está orgulloso de cómo ha desempeñado usted su trabajo y por eso oculta su identidad?), y lo peor es que ni siquiera ha leído bien el texto que critica, ya que en el mismo en ningún momento se ha dicho que el Pasaje Heredia tuviera protección patrimonial singular, por lo tanto no podemos entender desde aquí porqué se subraya este hecho que, en todo caso, lo único que demuestra es la absoluta falta de sensibilidad de unos políticos que consideran que un hito urbano histórico de tal calibre no debía estar protegido singularmente. Además, en cualquier caso, el Pasaje de Heredia se localiza dentro de los límites del BIC Conjunto Histórico Artístico de Málaga, protegido patrimonialmente desde 1985, lo que implica lógicamente que cualquier edificio y la trama urbana situados en dicho ámbito geográfico quedan automáticamente protegidos, aunque no sea de forma singular, pero sí en tanto que forma parte integrante del Conjunto.
    En segundo lugar, respecto a la acusación de que las opiniones vertidas en este blog se exponen “alejándose de la realidad, sin conocimiento de causa ni finalidad completa”, es fácil responder, por una parte, que el conocimiento de la causa ha quedado ya repetidamente demostrado en este blog (la causa no es otra que la destrucción sistemática del Patrimonio Histórico), y aunque dicho conocimiento pueda incluir aspectos imperfectos (también somos humanos), ello no implica que lo dicho no se ajuste a la realidad; por otra parte, la finalidad está bien clara, de forma pública y destacada, en el párrafo que se repite día tras día en la cabecera de este blog; solo alguien que escribe desde la vergüenza íntima que debe provocar saber que sus actos contribuyen a la destrucción del Patrimonio Histórico podría estar tan ciego como para no haber visto, o no haber querido ver, la referida cabecera del blog.
    En otra muestra más de falta de destreza lectora tampoco parece haber visto nuestro cobarde “denunciante” que el autor de la entrada publicada entonaba el “mea culpa”, y sigue indicando según continúa escrito en el tercer párrafo, pero lo increible, lo triste, es que este anónimo que proclama el buen hacer de Ayuntamiento y Promotora, está convencido de que la pasividad implica consentimiento.

    ResponderEliminar
  6. También por su forma de “hacer la pelota” a la promotora inmobiliaria responsable de la degradación del Pasaje Heredia, parece que este señor anónimo (¿por qué será que le da miedo decir su nombre si lo único que hace es defender un trabajo supuestamente bien hecho?) tuviera algo más que un interés meramente profesional en esta cuestión (¿le habrán regalado algún traje?), pero ello no deja de ser más que una mera suposición pues el equipo de gobierno municipal ha dejado muy claro con los casos Guirado y Porras, por solo citar dos ejemplos, que todo lo que se hace en Málaga es siempre desde la más absoluta transparencia y sin irregularidad alguna. Por otra parte, en respuesta al argumento que acompaña a esta campaña de “marketing de marca”, no es suposición sino afirmación decir que la “combinación de materiales, texturas y colores” del EDIFEICIO actual no solo no es acertada sino que ha creado un nuevo bodrio, una nueva arquitecto-defecación, en el Centro Histórico de Málaga, donde, entre otros muchos “detalles” destacables, los cristales tintados al más puro estilo de las limusinas mafiosas nunca han formado parte de la Historia de esta ciudad y, por tanto no pueden ser considerados “acertados”.
    Por último, y respecto a la cuestión de que la obra ha sido autorizada por el “Ayuntamiento” (al que nos negamos a llamar “excelentísimo” pues no lo merece, al menos en lo que a protección del Patrimonio Histórico se refiere), recordarle a nuestro cobarde anónimo que también el Ayuntamiento autorizó la construcción de la “Casa de la Cultura” destruyendo parte del Teatro Romano o la del “Hotel Málaga Palacio” tapando la Catedral y degradando el Paisaje Urbano Histórico, y no por ello hoy en día dejan de aceptarse como dos claros errores urbanísticos y arquitectónicos reconocidos por la propia clase política que nos (des)gobierna.

    ResponderEliminar
  7. Continúo respondiendo al cobarde anónimo que firma como “Arquitecto Málaga” [15/04/2011, 17:26]:
    Estás completamente equivocado “Arquitecto Málaga” ya que dices (refiriéndote a los geógrafos) “los tuyos”, suponiendo pues que pertenezco a algún gremio, pero no es así ya que si he de pertenecer a algún colectivo, ese es el de los ciudadanos comprometidos con la defensa del Patrimonio Histórico de Málaga; el mismo que arquitectos de tu calaña están dispuestos a destruir sistemáticamente para con ello “hacer caja” y, sobre todo, alimentar ese endiosamiento que te invade y te gustaría demostrar. Digo que te gustaría porque parece razonable pensar que tu ciego corporativismo no puede ser muestra sino de alguna experiencia “traumática” en la que posiblemente te rechazaron algún proyecto arquitectónico “de vanguardia” que pensabas se iba a construir en el Centro Histórico de Málaga y del que “te quedaste con las ganas”.
    Respecto a la cuestión de la cortesía, solo puedo decir que quien destruye el Patrimonio Histórico no merece cortesía alguna.
    Y en cuanto a tu alegato final, pues ¡hombre!, me parece una absoluta desvergüenza por tu parte que defiendas a quien destruye el Patrimonio Histórico.

    ResponderEliminar
  8. mucho resentimiento veo en las lineas de uno y otro lado.

    No se, te puede o no gustar, puedes estar o no de acuerdo, pero involucrarse en peleas como estas no les veo demasiado sentido.

    respecto al edificio, no me pronuncio, ni es el mejor ni es el peor de los que hay en Málaga. Uno mas. Personalmente no me molesta demasiado, tampoco se si se podia haber hecho otra cosa, no soy nada de eso que decis arriba, simplemente vivo cerca y he visto todo el proceso desde que era pequeño y espero que el pasaje se siga utilizando como hasta ahora, que podamos transitar por el y que haya tiendas, logicamente no es la galería Victor Manuel, pero tiene su encanto para los que vivimos por aqui...

    Lo que si veo bien es que la horterada de los trampantojos que habia en la medianera de la clínica ya no están y no se ven, en eso si tengo que decir que estoy de acuerdo con lo que se ha hecho.

    Cuando se abra me pronunciaré.

    Un saludo desde Calle Santa Lucía

    ResponderEliminar
  9. Pues estimado Anton, una vez terminado el edificio no puedo darte la razon a cuanto has estado diciendo en esta pagina.

    A mi como vecino del inmueble me gusta como ha quedado, el Pasaje ha quedado bastante bien y las columnas quedan mucho mejor de lo que estaba y lo digo con conocimiento de causa de haber pasado por el pasaje en los 55 años que llevo en la zona. Tiene mucha más luz que antes y es algo más ancho quizás.

    No comparto lo que ha hecho stradivarius, pero respecto a la intervención que se ha hecho en la manzana si la apruebo.

    Al menos me quedo más tranquilo, solo me queda saber que negocios se pondrán en los locales del pasaje.

    Otro saludo desde Calle Santa Lucía

    ResponderEliminar
  10. Estimado Carlos, gracias por tu participación. Tu comentario y opinión es completamente respetable, aunque en absoluto puedo compartirla pues desde mi punto de vista la actuación llevada a cabo en los edificios que conforman el (anteriormente) histórico Pasaje Heredia, pues de su origen no queda nada, salvo la distribución sobre el plano, más las columnas de hierro posiblemente forjado en La Constancia (¿debemos dar gracias a los "benefactores" promotores inmobiliarios porque no se las han llevado a sus chalets privados del Limonar? ¡qué magnánimos!)... el resto es una obra de nueva planta, plenamente contemporánea y, por lo tanto, insisto, desde mi personal punto de vista, se ha cometido un atentado contra el Patrimonio Histórico al despojarnos de parte de nuestro pasado material, que ha desaparecido ya para siempre... ahora, ¡todos a disfrutar de las vistas de esta nueva arquitecto-defecación postmoderna que destroza el Paisaje Urbano Histórico de Málaga!

    ResponderEliminar
  11. Definitivamente me gusta MUCHO como ha quedado el Pasaje Heredia. Mucho mejor que estaba y sigue manteniendo todo su sentido y trazado.

    Me alegro de ver la obra terminada

    ResponderEliminar
  12. Estimado "Vecino de Calle Larios", de tan emblemática vía malagueña de la que toma usted su pseudónimo se podría decir lo mismo allá por el año 1980, por lo que, en base al mismo argumento que emplea para el Pasaje de Heredia, puedo deducir que habría usted estado encantado si hubieran degradado la arquitectura del genial Strachan incorporando acero y cristales tintados en todas sus fachadas, además de unir los edificios con construcciones voladizas que unieran las calles perpendiculares, desde la primera hasta la cuarta planta... sin la menor duda habría quedado MUCHO mejor de lo que estaba y ¡qué importa si esos edificios históricos no eran así! ¡qué sabrá un inútil historiador del arte frente a un arquitecto "vanguardista"!

    También con el Teatro Romano se podría haber hecho lo mismo, porque estaba cochambroso allá por los mismos años 80 a que antes me refería y, en vez de respetar su configuración y materiales originales, ya podrían haber puesto un techo de metacrilato y, de camino, un buen alicatado con cerámica granadina para embellecer el aforo ¡hubiera ganado mucho, sí señor!

    ResponderEliminar
  13. Pues yo estoy totalmente de acuerdo con el blogero. Esto es un poco mas de lo mismo que se han hecho en otras actuaciones: una cagada!!
    El problema es el de siempre, el de una sociedad inculta hasta la médula, sin ofertas culturales de ningún tipo, y que se regodea en su ignorancia (como algunas de las defensas de este bodrio en este blog) que simplemente se limitan a defender el acierto de esta obra y su resultado porque 'ha quedao mu bonito, ya no esta sucio o ya no se mearan mas...'
    Hasta ahí es hasta donde llegamos, una lástima.
    Felicidades por tu blog y ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier. Efectivamente, por desgracia, muy pocas personas tienen la capacidad de ver no solo un resultado final sino el qué había antes y porqué se ha convertido en ese resultado final. El proceso de destrucción sistemática de la autenticidad de nuestros edificios Históricos es, según parece, imparable.

      Eliminar

Por favor, siéntete libre para expresar tus ideas pero usa un lenguaje no soez y, por supuesto, que no pueda constituir delito según la legislación española vigente. Gracias