sábado, 21 de abril de 2012

Los alcaldes democráticos de Málaga, principales destructores del Patrimonio Histórico

Desde hace siglos y aún hoy día, hay mitos anclados con tal fuerza en el imaginario popular que es prácticamente imposible lograr que la mayoría de las personas comprendan que son mentira.
Así, por más que los Historiadores hayan demostrado hasta la saciedad que los vikingos de la edad media no llevaban cuernos en sus cascos, el mito perdura; al igual que el del supuesto invento de Ígnace Guillotin, quien lo único que hizo fue proponer este método de ejecución, pero no idear el aparato; del mismo modo que el emperador romano Calígula nunca nombró Cónsul a su caballo aunque es cierto que lo amaba profundamente. Y, por supuesto, no podían faltar un par de falacias relacionadas con la religión: así, los Reyes Magos no eran ni reyes ni eran tres, al menos si lo que leemos es la Biblia; y tampoco Adán y Eva comieron manzanas, sino tan solo una fruta prohibida, no se sabe cuál. Y, para terminar, aunque la lista es muy extensa, citamos otro mito más reciente, ya que no existe ninguna evidencia de que los nazis fabricasen jabón con los cadáveres masacrados en los campos de exterminio, lo que no resta ni un ápice de atrocidad a los hechos.
Todos y cada uno de estos mitos han sido investigados por numerosos Historiadores de todo el mundo, desmintiéndolos según el método científico, que no es otro sino el de aportar sistemáticamente pruebas irrebatibles del engaño y/o demostrar que no existe ni un solo indicio ni prueba de veracidad en tales afirmaciones.
En lo que respecta al Patrimonio Histórico, también existen diversos mitos y leyendas, siendo tal vez uno de los más extendidos el que achaca a los tecnócratas franquistas la destrucción de los Centros Históricos y los Paisajes Urbanos Históricos de los pueblos y ciudades de España.

Sin embargo, esa afirmación, al menos para el caso del Centro Histórico de Málaga, es completamente falsa, ya que dentro de la “Almendra Histórica” (sector central prácticamente coincidente con el intramuros medieval) los cinco alcaldes de la Dictadura franquista que gobernaron desde 1957 hasta 1977 destruyeron un total de 126 Edificios Históricos, frente al total de 1.277 existentes en esta zona urbana; lo que equivale al 10% del total y que, aunque no deja de ser una triste cifra y un hecho del todo desafortunado, en ningún caso implica una destrucción sistemática del Patrimonio Histórico puesto que respeta el 90% del parque edificado.
Muy distinto es el papel de los tres alcaldes demócratas, que desde 1979 y hasta el actual año 2012 han, literalmente, arrasado sectores íntegros de la Almendra Histórica del Centro de Málaga.
Alcaldes de Málaga y destrucción del Patrimonio Histórico del Centro de Málaga 1957-2012
Así, en los 36 años de reciente democracia en la ciudad de Málaga se han demolido 429 edificios históricos, equivalentes por tanto al 33% del parque edificado durante siglos en la Almendra Histórica; implicando por tanto una muy intensa actividad destructiva que duplica la experimentada durante los años del repugnante franquismo.
Al Sr. Pedro Aparicio Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español, le corresponden 110 de estas demoliciones, que repartidas entre sus 15 años de mandato como Alcalde de Málaga, devuelven una tasa de destrucción del Patrimonio Histórico (7,3 Edificios Históricos demolidos cada año) solo ligeramente superior a la practicada por sus antecesores en el cargo.
Pero es a la primera mujer que ocupó la Alcaldía de Málaga, la Sra. Celia Villalobos Talero, del Partido Popular, a quien le corresponde el dudoso honor de ser la más intensa destructora del Patrimonio Histórico del Centro de Málaga, ya que durante su mandato municipal se demolieron, nada más y nada menos, que un promedio de 20 edificios históricos cada año dentro de la Almendra Histórica; destacando el ecuador de su mandato, 1997, año en que se autorizó la demolición de 67 Edificios Históricos en varias actuaciones masivas de intensidad solo equiparable a la obsesión higienista de la aristocracia burguesa del siglo XIX.
Pero el sucesor de la única alcaldesa de Málaga, el también miembro del Partido Popular,  Sr. Francisco de la Torre Prados, si bien no ha logrado alcanzar en intensidad los aberrantes méritos de su colega Villalobos, sí que ha obtenido un puesto igualmente deshonroso, ya que en sus trece años de mandato, acumula ya 208 edificios históricos demolidos en la Almendra Histórica de Málaga, que bien le han valido el cariñoso apelativo de Paquito Piquetas.
Alcaldes de Málaga y destrucción del Patrimonio Histórico del Centro de Málaga 1957-2012
Esta información, elaborada a partir de una exhaustiva investigación que respeta de forma escrupulosa el método científico, recurriendo para alcanzar sus resultados al análisis de bases de datos de la Dirección General del Catastro y del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Málaga, cotejadas debidamente con la fotointerpretación, mediante GIS MapInfo Pro, de fotografías aéreas de los años 1956, 1977, 1991, 1998, 2001, 2004, 2007 y 2010, más la labor de “trabajo de campo” realizada entre 2011 y 2012, demuestra por tanto de forma rigurosa e irrebatible, que los años del franquismo no son los auténticos años de la “barbarie”, sino que es bajo el vigente sistema democrático cuando los representantes electos han utilizado la delegación de la soberanía popular para destruir sistemáticamente el Patrimonio Histórico de Málaga, que alcanza ya, sin la menor duda, magnitud de EXPOLIO.

Si permitimos que siga ocurriendo una destrucción tan intensa, en el muy próximo año de 2017, más de la mitad de los edificios de la Almendra Histórica tendrán una edad inferior a los 60 años, por lo que emplear la palabra “Histórico” para referirse al Centro de Málaga será, desde muchos puntos de vista, inapropiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, siéntete libre para expresar tus ideas pero usa un lenguaje no soez y, por supuesto, que no pueda constituir delito según la legislación española vigente. Gracias