viernes, 2 de diciembre de 2011

Los diez peores desastres del Patrimonio Histórico en el BIC Centro de Málaga 1957-2011

Selección de los 10 mayores atentados al patrimonio histórico de Málaga
El trabajo de censo y catalogación de edificios en la Almendra Histórica de Málaga, incluido en la investigación Geografías del Desastre ya está prácticamente concluido y, a partir del análisis de la gran base de datos (unos 100.000 elementos de información) comienzan a desprenderse resultados reveladores y tristemente sorprendentes.

ÍNDICE DE AGRESIÓN AL PATRIMONIO HISTÓRICO DEL BIC CENTRO DE MÁLAGA

Atendiendo a cinco factores fundamentales, se ha desarrollado un índice cuantitativo experimental –se ha evitado por el momento realizar cualificaciones, subjetivas por tanto– para medir el grado de agresión al Patrimonio Histórico que cada actuación urbanística/inmobiliaria ha supuesto para los bienes supuestamente protegidos bajo la declaración de BIC del Conjunto Histórico-Artístico de Málaga. Estos factores, por orden de importancia dentro del algoritmo de cálculo para el índice, se refieren a:
1.      El Tipo de Actuación que afecta al Patrimonio Histórico.
2.      La Alteración de la Trama Urbana Histórica.
3.      La Altura Edificatoria No Coherente con el patrón histórico.
4.      El Grado de Protección Patrimonial del edificio histórico afectado.
5.      La Fecha de ejecución de la actuación.

  • El Tipo de Actuación urbanística y/o inmobiliaria comprende la alteración grave, el fachadismo, la demolición y conversión en espacio público, y la demolición/sustitución de inmuebles históricos por edificaciones de nueva planta. Cabe recordar en este punto que la Ley de Patrimonio Histórico Español (al igual que la 14/2007 de Andalucía) determinan que “se considerarán excepcionales las sustituciones de inmuebles”, y según la RAE, excepcional es lo “que ocurre rara vez”. Sin embargo, entre 1957 y 2011, solo dentro de la Almendra Histórica de Málaga (sector intramuros, núcleo central del casco viejo) 489 edificios históricos han sido demolidos en su totalidad para ser sustituidos (209 inmuebles desde el año 2000 hasta la actualidad). Estas cifras del desastre cobran su sentido al ponerlas en relación con el total de 1.274 edificios históricos existentes hasta 1957, punto cronológico de inflexión, ya que a partir de entonces el Movimiento Moderno en arquitectura y, sobre todo, el estilo “Internacional” como su más agresivo subproducto, irrumpen en la trama urbana histórica del centro de Málaga.
  • La Alteración de la Trama Urbana Histórica cuantifica tanto las alteraciones de la morfología del sistema viario (ampliación de sección de calles a partir de la ocupación parcial o total de parcelas catastrales anteriormente edificadas), como las de la estructura parcelaria (agregación de varias parcelas históricas en un único edificio de nueva planta; demolición del edificio histórico y construcción de uno nuevo retranqueando su fachada, etc.). En igual sentido que la cita anterior, es destacable que la Ley de Patrimonio Histórico determina “el mantenimiento de las alineaciones, rasantes y el parcelario existente” y, del mismo modo, las Ordenanzas PEPRI-Centro de Málaga establecen que “los principales objetivos de la intervención en la zona CENTRO, a los que se entenderán supeditadas las Normas, son los siguientes: (…) recuperación y conservación de la estructura urbana”. No obstante, para el mismo periodo de referencia, se han contabilizado 368 actuaciones que han resultado en la alteración de la trama urbana histórica, tanto a nivel parcelario como a nivel viario; de estas actuaciones referidas, desde el año 2000 se han llevado a cabo 197 alteraciones de la trama urbana histórica, lo cual demuestra que el fenómeno es de mayor intensidad en la actualidad que en décadas anteriores, al igual que ocurre en lo referente a la demolición y sustitución de edificios históricos, en teoría protegidos arquitectónicamente.
  • La Altura Edificatoria No Coherente: asigna una puntuación proporcional al número de plantas de los nuevos edificios –no históricos, por tanto– construidos dentro del sector urbano de referencia, respecto a la altura promedio de la edificación histórica (3-6 alturas) como umbral de referencia.
  • El Grado de protección patrimonial teórica del edificio histórico afectado: establece de forma cuantitativa la separación habida entre la actuación urbanística y/o inmobiliaria y los valores patrimoniales del bien protegido de forma especial, de modo que la agresión sobre un edificio con catalogación Integral se considera más intensa que si la misma agresión se hubiese llevado a cabo sobre, por ejemplo, un edificio con Grado II de Protección Arquitectónica.
  • La Fecha de la Actuación: determina si en el momento de efectuarse la actuación urbanística y/o inmobiliaria existe un marco jurídico que determine la ilegalidad de dichas actuaciones. Así pues, es el año 1990 el que actúa como punto de inflexión para este factor, ya que es entonces cuando se aprueban a todos los efectos las Ordenanzas PEPRI-Centro de Málaga, manual operativo vinculante cuya redacción viene impuesta por la Ley de Patrimonio Histórico.
Una vez expuestos los fundamentos metodológicos para el cálculo del Índice de Destrucción del Patrimonio Histórico, las diez actuaciones más agresivas autorizadas por el Ayuntamiento de Málaga dentro de la Almendra Histórica han sido:
La apertura de la Plaza de Camas, el más grave atentado contra el Patrimonio del BIC Centro Histórico de Málaga que implicó la demolición de 35 edificios históricos.
Apertura de la Plaza de Camas: actuación que afecta a 35 parcelas anteriormente ocupadas por otros tantos edificios históricos, la gran mayoría de los cuales (24) fueron demolidos en el año 1997, y el resto a mediados de la década de 1980. La nueva plaza fue inaugurada por la entonces alcaldesa de Málaga, Celia Villalobos y, en breve plazo, la nueva plaza volvería a ser ocupada por un edificio –a pesar de que en el vigente PGOU quedaba clasificada como equipamiento público de zona libre de edificación–, en esta ocasión un único contenedor de acero desmontable, para dar cabida provisionalmente a los puestos del Mercado de Atarazanas mientras durase su rehabilitación. Los comerciantes regresaron a su emplazamiento original en mayo de 2010 pero el edificio provisional aún no ha sido desmantelado, si bien se espera que a lo largo del año 2012 la plaza vuelva a recuperar su estado de zona libre pública, momento en el que, desafortunadamente, también comenzarán las obras del nuevo edificio proyectado para la Cofradía de las Fusionadas, cuyo estilo arquitectónico-artístico no puede calificarse más que como neo-kitsch y que supondrá una aberración más para el castigado paisaje urbano histórico del centro de Málaga.
Edificio del Hotel Málaga Palacio, perfecto ejemplo de los desastres del Patrimonio Histórico en el Centro de Málaga
Edificio Hotel Málaga Palacio: probablemente el caso de atentado contra el patrimonio histórico más conocido por los ciudadanos malagueños y foráneos, ya que este inmueble de 15 plantas y casi 50 metros de altura, que se levanta sobre el solar ocupado hasta el año 1966 por cuatro edificios históricos, previamente demolidos, tiene un gravísimo impacto visual sobre el paisaje urbano histórico al actuar como “muro pantalla” que oculta la vista de la Catedral de Málaga desde el parque y el puerto. La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, de forma completamente desafortunada, incluyó recientemente este edificio en el Catálogo de Arquitectura Contemporánea (DOCOMOMO), en un vano intento más de justificar los intereses de ciertos profesionales y empresarios para quienes las Leyes de protección del Patrimonio Histórico resultan excesivamente limitantes para poder practicar la especulación inmobiliaria –sobre todo si con un drástico incremento de altura, lo que genera inmensas plusvalías– en los centros Históricos protegidos (teóricamente) hasta ahora. Considerar pues que el mamotreto del Málaga Palacio debe ser protegido patrimonialmente es dar carta de naturaleza a la idea del “todo vale”, del “cuanto más alto y ancho, mejor” en los Centros Históricos si con ello se generan unos cuantos puestos de trabajo temporales y con salario mínimo interprofesional. También esa creación de puestos de trabajo es el argumento esgrimido habitualmente para justificar la demolición de edificios históricos, por lo que desde aquí animamos a las administraciones públicas competentes para que ordenen la demolición del Málaga Palacio –lo cual, sin duda generaría un gran volumen de empleo– y liberen nuevamente las perspectivas visuales de la Catedral que demostrando una total falta de respeto por sus colegas del pasado, cercenó el Sr. Jáuregui Briales en los años 1960.
No se trata de una torre hotelera producto del peor urbanismo desarrollista de la Costa del Sol: este bodrio arquitectónico se localiza en pleno corazón del BIC Centro Histórico de Málaga, en el Pasillo de Santa Isabel 15.
Edificio de Pasillo de Santa Isabel 15: construido en 1967 sobre las parcelas que hasta entonces ocuparon tres edificios históricos en la confluencia entre el río Guadalmedina y las calles Marqués de Villafiel y Agujero, sus 13 plantas de altura y su estilo internacional provocan un impacto visual máximo sobre el perfil de las edificaciones históricas de la ribera oriental del río Guadalmedina. Hasta el pasado año 2010 este inmueble, de forma muy acertada, estaba clasificado en el planeamiento urbanístico vigente como “fuera de ordenación”, si bien desde el 17 de diciembre de 2010, con los votos a favor de los 16 ediles del Partido Popular se aprobó la “Modificación del Pepri Centro relativa a la ribera oriental del río Guadalmedina”, por lo que actualmente ya goza de un estatus de plena legalidad urbanística, a pesar de que su estilo y dimensiones concuerdan perfectamente con las torres hoteleras de la Costa del Sol del desarrollismo franquista, y que no precisamente forman parte del paisaje urbano histórico del BIC Centro de Málaga.
La construcción del complejo de edificios administrativos del Museo Picasso de Málaga  conllevó la demolición de 14 edificios históricos.
Edificios Administrativos del Museo Picasso: para llevar a cabo la creación del Museo Picasso de Málaga el Ayuntamiento de Málaga, ya en manos del actual alcalde, Francisco de la Torre Prados, consideró necesaria la autorización para la demolición de 14 edificios históricos, que fueron sustituidos por nuevos inmuebles pastiche así como otros de estilo postmoderno-minimalista, que generan un fuerte contraste visual con la escasa edificación histórica superviviente en los aledaños, contribuyendo pues a un muy grave deterioro del paisaje urbano histórico de este especialmente sensible –por su cercanía a la Alcazaba y al Teatro Romano– sector del BIC Conjunto Histórico-Artístico del Centro de Málaga.
Reciente demolición de 13 edificios históricos en el cruce entre las calles Nosquera y Muro de las Catalinas. En su lugar se comenzará a construir en 2012 un edificio de VPO.
Actuación Nosquera-Muro-Catalinas: con el supuesto objetivo de acabar con una “bolsa” de pobreza, marginalidad y prostitución en el cruce de caminos entre las calles Nosquera, Muro de las Catalinas y Muro de San Julián, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre Prados, autorizó en el año 2009 la demolición de los seis edificios históricos supervivientes en una manzana compuesta originalmente por trece inmuebles, y cuya demolición inicial se llevó a mediados de los años 1990. Probablemente a lo largo del año 2012 se comience la construcción de un único edificio de viviendas de protección oficial, que muy probablemente incumplirá, como viene siendo habitual, todos y cada uno de los criterios de coherencia en la composición y modulación, de obligado cumplimiento, que establece el PEPRI-Centro de Málaga; una normativa ésta que para determinados promotores y arquitectos resulta limitante para su rentabilidad económica y sobre su libertad para crear diseños cada vez menos producto del esfuerzo intelectual y cada vez más réplicas a base de plantillas de autocad.
El hotel Posada del Patio: demolición de edificios históricos, fachadismo y pastiches, ejemplo  perfecto de la concepción actual que promotores, arquitectos y políticos tienen del concepto de conservación y protección del Patrimonio Histórico en el BIC Centro de Málaga.
Edificio Hotel Posada del Patio: es un ejemplo perfecto de la concepción actual que promotores, arquitectos y políticos tienen del concepto de conservación y protección del Patrimonio Histórico, ya que para la construcción e inauguración de este hotel en el año 2010 hubieron de ser demolidos por completo, entre los años 2003 y 2004, nueve edificios históricos, más otros dos que fueron demolidos en su práctica totalidad, salvo los muros de fachada.
El Hotel del ma-Moneo, el proyecto más reciente donde promotores, políticos y arquitectos dan todos y cada uno de los pasos habituales en el proceso sistemático de destrucción del Patrimonio Histórico del BIC Centro de Málaga.
Edificio Hotel Moneo-Braser: sin aún haberse llevado a cabo su construcción –a pesar de que las administraciones públicas competentes (Ayuntamiento de Málaga y Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía) han modificado entre los años 2010 y 2011 todo el marco normativo hasta entonces vigente para poder adaptarlo ad hoc y evitar su ilegalidad–, este edificio proyectado en el Hoyo de Esparteros y Pasillo de Atocha, junto al río Guadalmedina, presenta un muy elevado Índice de Agresión Patrimonial que, en caso de ser finalmente construido, sus 10 plantas y 42 metros de altura le permitirán ascender hasta la cuarta posición entre los diez más graves atentados sobre el Patrimonio Histórico del BIC Centro de Málaga. Todo ello depende de que las denuncias presentadas por colectivos ciudadanos prosperen o no en la Fiscalía de Ordenación del Territorio y Patrimonio Histórico, lo cual dependerá de si la separación entre poderes judicial y ejecutivo es o no es una realidad en nuestro Estado supuestamente democrático y de Derecho. Aquí puede consultarse información adicional sobre el hotel del ma-Moneo:
El edificio Garaje Catedral, arquitecto-defecación expresionista junt o a la Catedral de Málaga
Edificio Garaje Catedral: construido en 1967, con sus nueve plantas de altura y un estilo racionalista-expresionista, que si bien resulta menos agresivo visualmente que el estilo internacional, genera igualmente un elevado impacto visual, por falta absoluta de coherencia con la edificación histórica circundante, entre la que destaca la imponente presencia de la Catedral, por más que supuestos profesionales de la Historia del Arte y de la Arquitectura (Méndez Baiges, Poned Purkiss…), que olvidan constantemente que los edificios se insertan en un lugar y no pueden ser contemplados como si figuraran exentos, fuera de un contexto de especial sensibilidad ambiental como es un centro Histórico patrimonialmente protegido. El edificio Garaje Catedral fue levantado sobre dos solares que sendos edificios históricos ocupaban previamente a su derribo.
El Edificio postmoderno del cruce de Plaza de Arriola y Pasillo de Atocha implicó la demolición de cuatro edificios históricos y la profunda alteración de la trama urbana.
Edificio Atocha-Arriola: las demoliciones de los cuatro edificios históricos preexistentes comenzaron en el año 1996 y finalizaron en 2002, con la construcción de un nuevo edificio de estilo internacional cuya única virtud es una reducida altura que, en todo caso, no logra impedir una gran relevancia visual al localizarse en la margen del río Guadalmedina, por lo que provoca un grave impacto sobre el paisaje urbano histórico del Centro de Málaga. Además de la alteración profunda de la estructura parcelaria y viaria, esta desafortunada actuación llevó aparejada la demolición de un edificio conventual del siglo XVIII y su sustitución por un vulgar pastiche.
Torre residencial del peor estilo "Internacional", destrozando el paisaje urbano histórico en  las calles Carretería y Tejón y Rodríguez.
10º Edificio Tejón y Rodríguez 6: con un estilo arquitectónico-artístico idéntico al de las barriadas de San Andrés y Carretera de Cádiz, en los que se condena a los ciudadanos a vivir cotidianamente aceptando el feísmo más radical como norma imperante, este edificio de 11 plantas y 40 metros de altura, construido en el año 1967, se implanta de forma obscenamente dominante sobre el paisaje urbano histórico del sector norte del BIC Centro de Málaga, donde los edificios históricos supervivientes quedan así totalmente descontextualizados.

3 comentarios:

  1. Antón, muy interesante informe. Tal vez el más vergonzante ejemplo es el del Museo Picasso, por las proporciones del personaje.

    Si tienes tiempo, échale un vistazo a esta noticia (enlace), que cuenta el desmonte de un lugar emblemático de la ciudad, al cual le está dando un golpe de gracia la combinación de la que hablas: amnesia + arquitecto autista y egocéntrico + corrupción + desidia pública (las dos últimas se parecen, pero son distintas).

    ¡Muchos saludos!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí Pedro, lo del Museo Picasso es vergonzante porque construir un centro cultural arrasando vestigios culturales del pasado es un despropósito. Y lo del parque de la Independencia de Bogotá, pues otro ejemplo más de que la especulación económica no tiene límites, más que aquellos que los políticos ávidos de impuestos por licencias urbanísticas y de obras estén dispuestos a aceptar (el IDU veo que es como la GMU de Málaga, sin ética ni moral: todo vale a cambio de dinero). Además, en el caso de América, desde Alaska a Tierra del Fuego, al patrimonio histórico y natural, se une el concepto de debido respeto a la memoria de las poblaciones humanas que vivían antes de la llegada de los europeos y que arrasamos sin contemplaciones ni vergüenza. Saludos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. A los ya mencionados desastres, añadiria yo el que realizan muchos ciudadanos en sus fachadas colgando aires acondicionados sin ningun tipo de integración arquitectónica. En Estados Unidos, pais individualista donde los haya, los aires acondicionados suelen ir en los huecos arquitectónicos, tapados con rejillas y normalmente incrustados en las ventanas, sin que apenas sobresalga el aparato. En Barcelona, de hecho, está prohibida su instalación si no es en los huecos arquitectónicos y se necesita un proyecto de integración arquitectónica. De todas formas, en casi todas España somos casi igual de pasotas y aunque sea por el bien de todos (el paisaje urbano es un bien común) a nadie le gusta que le digan lo que puede o no puede hacer en su casa (aunque la fachada no sea estrictamente su casa)

    ResponderEliminar

Por favor, siéntete libre para expresar tus ideas pero usa un lenguaje no soez y, por supuesto, que no pueda constituir delito según la legislación española vigente. Gracias